Kokedamas

KokedamasUn kokedama (苔玉), literalmente bola (玉) de musgo (苔), es una composición vegetal de origen japonés relacionada con las técnicas del bonsai, ikebana, kusamono… Está compuesto por una planta cultivada en una bola de sustrato recubierta de musgo, sin necesidad de maceta. En Niwa elaboramos kokedamas fusionando técnicas tradicionales japonesas y occidentales.

Su característica composición permite elegir entre suspenderlos o colocarlos sobre una superficie o recipiente. Si decidimos colgarlo, al mínimo movimiento de aire comienza a girar sobre sí mismo, lo que produce un precioso efecto de flotación.

Seleccionamos cuidadosamente las especies vegetales teniendo en cuenta su tamaño, estructura y sus rasgos sustanciales. Uno de ellos es la estacionalidad, pues cada planta tiene su momento de esplendor, ya sea por sus flores, frutos, hojas…  Esto convierte nuestras composiciones en piezas únicas y de producción limitada.

En nuestra tienda disponemos de un variado stock de kokedamas. Si deseas una composición de alguna planta en concreto, ponte en contacto con nosotros y estaremos encantados de investigarlo.

Tipologías de kokedamas

Uno de los inconvenientes que tiene el musgo es su fragilidad, especialmente en climas cálidos y secos o en ambientes interiores. Por este motivo hemos desarrollado diferentes modalidades que se adaptan mejor a estas situaciones.

Disponemos de cuatro tipos diferentes de kokedamas: con musgo de fibra larga, con musgo “terciopelo”, sin musgo y con “musgo escocés”.

  • El kokedama con musgo de fibra larga es el clásico que todos conocemos. Es el más común, el de aspecto más silvestre y está disponible durante todo el año.
  • El kokedama con musgo “terciopelo” es la modalidad más sofisticada. El musgo se cultiva directamente en la bola y ofrece un aspecto más delicado. Este kokedama, a diferencia de los otros, sólo se distribuye durante los meses de otoño e invierno.
  • El kokedama sin musgo o amidama (網玉) –literalmente bola (玉) de malla (網)– es el de aspecto más austero. Sustituimos la capa de musgo por un tejido de malla que deja entrever el sustrato. Se trata de una variación del kokedama original que mantiene toda su belleza y espíritu.
  • El kokedama con “musgo escocés” está actualmente en fase de investigación.
Kokedama con musgo de fibra larga

Kokedama con musgo de fibra larga

Kokedama con musgo “terciopelo”

Kokedama con musgo “terciopelo”

Amidama o kokedama sin musgo

Amidama o kokedama sin musgo

Los kokedamas como ecosistema

En Niwa consideramos que un kokedama no es meramente una planta en una maceta –aunque esta sea una bola de musgo. Un kokedama es un ecosistema completo donde el sustrato, el musgo y la planta forman un todo interdependiente. Gracias a esta simbiosis nuestras composiciones vegetales son pequeños fragmentos de naturaleza.

En Niwa trabajamos con elementos vivos:

  • El musgo crece principalmente en ambientes frescos y húmedos. Es una planta no vascular (Briofitas), por lo que carece de raíces, tallos y hojas verdaderos. En su lugar dispone de rizoides, caulidios y filidios. La función de los rizoides es la de anclar el musgo a cualquier superficie para que pueda iniciar su crecimiento, mientras que la de los caulidios y filidios es la de absorber agua, elemento imprescindible para su reproducción, y nutrientes. Es una especie poiquilohidra, es decir, que aunque se seque temporalmente en verano, reanuda su crecimiento tan pronto como las condiciones ambientales se suavizan.
  • El sustrato no es un medio inerte. Contiene materia orgánica y microorganismos que la descomponen para que la planta pueda asimilar sus nutrientes. Contiene hongos y bacterias beneficiosos para un desarrollo radicular sano y equilibrado. Contiene macro y micronutrientes que los microorganismos y la planta intercambian entre sí. Para preservar esta simbiosis hemos de mantener la calidad del sustrato aportando regularmente humus, por ejemplo, de lombriz.
  • La planta necesita alimento. La planta necesita principalmente Nitrógeno (N), Fósforo (P) y Potasio (K), además de otros macro y microelementos indispensables y en menor cantidad. La descomposición de la materia orgánica aporta sólo una pequeña cantidad de los nutrientes necesarios, por lo que hemos de fertilizar regularmente para mantener unos niveles óptimos.

Cuidados del kokedama

Un kokedama es un ser vivo, y como tal necesita unos cuidados mínimos para mantenerlo sano y feliz. Hay que tener en cuenta su ubicación, riego, pulverización, abonado y fertilización. En este enlace te explicamos más en detalle cada uno de estos factores.

Galería de fotos