Cuidados del kokedama

Riego de kokedamaUbicación

Existen plantas de exterior o de interior, con diferentes necesidades de iluminación, temperatura y humedad ambientales, que sobreviven a pleno sol o necesitan de cierta protección. Cada planta requiere su propio clima y microclima para encontrar su óptimo desarrollo. Sin embargo, saber qué necesita una planta es muy fácil, solo tenemos que pensar qué necesidades tendríamos nosotros en la misma situación.

En exterior

Si tu kokedama es de exterior, su cuidado es tan sencillo como el de cualquier otra planta de exterior.

Ubica el kokedama en un lugar protegido del sol directo, especialmente durante las horas centrales del día en los meses de verano. Evita ubicarlo en zonas con corrientes de aire frío o caliente.

Un lugar idóneo es colgar tu kokedama de la rama de un árbol caduco. En verano, el árbol proporciona una sombra ligera y una mayor humedad ambiental, mientras que en invierno, cuando el árbol ha perdido ya las hojas, deja pasar la luz y el calor.

En interior

Si tu kokedama es de interior, su cuidado es tan sencillo como el de cualquier otra planta de interior en maceta.

Ubica el kokedama en una estancia luminosa, pero lejos del sol directo. Si la planta prefiere una ubicación en sombra o semisombra, es preferible una ventana a norte. Mientras que si la planta prefiere una ubicación más soleada, una ventana a este sería lo más adecuado para que sólo reciba el sol de la mañana.

Evita ubicarlo cerca de cualquier fuente de aire frío o caliente (aire acondicionado, calefacción, etc.).

Existen multitud de lugares donde ubicar tu kokedama de interior: el alfeizar de una ventana, en el interior de una galería acristalada, en el invernadero, etc.

Si prefieres situar tu kokedama en un recipiente, puedes rellenarlo con pequeñas piedras y cubrirlas parcialmente con agua para mantener un microclima ligeramente más húmedo. Asegúrate de que la bola de musgo esté en contacto con las piedras, pero no con el agua.

Riego

Los kokedamas se riegan por inmersión, es decir, se sumerge la bola en un cuenco con agua. Utiliza, siempre que sea posible, agua no clorada.

La frecuencia de riego depende de la estación del año y de las necesidades de cada planta (consulta la ficha de tu kokedama). En términos generales:

  • Primavera/verano: 3 o 4 veces por semana.
  • Otoño/invierno: 1 o 2 veces por semana.

Sigue los siguientes pasos para regar tu kokedama:

  1. Sumerge la bola de musgo en un cuenco con agua hasta cubrirla y espera a que dejen de salir burbujas.
  2. Deja escurrir la bola hasta que no gotee.
  3. !Ya puedes volver a colgar tu kokedama!

cuidados y riego de kokedama

Pulverización

Si tu kokedama es de interior, es necesario pulverizar la bola de musgo y la planta para contrarrestar el ambiente excesivamente seco de la estancia.

Si es de exterior, haz lo mismo si vives en un clima seco.

Consulta la ficha de tu kokedama ya que no todas las plantas admiten ser pulverizadas.

Abonado y fertilización

Cuidados del kokedamaAbonar y fertilizar son dos tareas complementarias. En términos generales, abonamos el sustrato y fertilizamos la planta. El abonado consiste principalmente en añadir materia orgánica, mientras que la fertilización en restituir los nutrientes del sustrato.

Abonado

Para preservar la calidad del sustrato es necesario que abonemos durante el otoño y el invierno. Podemos utilizar con buenos resultados el humus de lombriz líquido.

Fertilización

Primavera/verano
Utilizar un fertilizante orgánico que contenga macronutrientes como Nitrógeno (N), Fósforo (P), Potasio (K), Azufre (S), Calcio (Ca) y Magnesio (Mg), combinados con micronutrientes como Hierro (Fe), Cobre (Cu), Zinc (Zn), entre otros.

Otoño/invierno
Utilizar un fertilizante sin nitrógeno (N) o equilibrado hacia el Potasio (K), combinados con micronutrientes como Hierro (Fe), Cobre (Cu), Zinc (Zn), entre otros.